About Us

About Us

There are many variations of passages of Lorem Ipsum available, but the majority have suffered alteration in some form, by injected humour, or randomised words which don't look even slightly believable.

Learn More

Recent Works

Connect with Us

Según la RAE: romo, torpe.

Según Roland Barthes en su libro Lo obvio y lo obtuso (1982) se trata de un plus de significado que no aporta información alguna, pero que cambia o subvierte el sentido principal del texto, la imagen o la situación.

Este autor habla de tres niveles de sentido; por ejemplo ante una imagen de La Virgen y el niño de Rafael, diríamos:

 

 

  • 1º Sentido Informativo/comunicación: sería lo que se ve, una mujer joven con un niño en los brazos.
  • 2º Sentido Obvio o Simbólico: lo que se entiende de lo que se ve. Aquí entraría un léxico común de símbolos y es intencional. La mujer joven es la Virgen y el niño es Jesús. En la iconografía cristiana representa a Cristo, la parte humana de Dios.
  • 3º Sentido Obtuso: ¿cómo una mujer virgen es capaz de tener un hijo?

Esta pregunta no aporta significado, es indiferente a la historia principal y sencillamente aparece y desaparece como elemento de interrogación, crítica o ironía.  La indiferencia o libertad de posición de lo obtuso hace que su descripción sea roma, errática y tozuda. Su sentido no está en el lenguaje (porque si se elimina, el tema obvio o principal sigue comprendiéndose) sino más bien en el metalenguaje: es un modo de <<leer>> la vida y entender <<la realidad>>.

En cierto momento Barthes lo compara con el haiku japonés, del que dice: “gesto anafórico sin contenido significativo”, es decir, lo obtuso es el antirrelato por excelencia: diseminado, reversible, sujeto a su propia duración, antilógico y no obstante: verdadero, pues este esconde tras su disfraz una emoción, una valoración o muestra de lo que se ama o desea defender.

He puesto el ejemplo de una imagen de la Virgen con el niño, pero Barthes lo hace con algunas de las escenas del director de cine Eisenstein.  También lo reconozco en otros artistas como Miyazaki, Giorgio de Chirico  o Picasso. Muchas son las veces que el sentido Obtuso viene a mi cabeza subvirtiendo esa <<realidad>> que todos compartimos, haciéndome reír, dudar o ver las cosas de otra manera. Algunos de mis trabajos, textos e ilustraciones están basados en ese extraño tercer sentido que aporta otro significado, peso y variedad a mi manera de entender el mundo.